Conoce el largometraje de Rodrigo Fernandez Engler inspirado en la guerra de Las Malvinas

Rodrigo Fernandez Engler ,director, productor y guionista argentino, nos presenta su segundo trabajo, un largometraje en el que se hace honor a los soldados quienes lucharon en la guerra de Las Malvinas.

¿Cómo surge la idea de llevar la idea de este héroe anónimo al cine?
Surge de manera anecdótica, habíamos hecho hace unos años Cartas a Malvinas y vimos la necesidad de seguir profundizando en la historia, entonces encaramos un guion con dos historias reales, la leyenda del soldado Pedro, un soldado que luchó hasta lo último en una batalla, y por otro lado la del joven subteniente Reyes, cuya misión era alertar sobre un posible desembarco británico, ambas historias nunca se tocaron, pero pusimos una tercera ficticia para que se crucen. Así surgió Soldado argentino, sólo conocido por Dios también como un homenaje a los que participaron, sin ser propaganda y sacando la cuestión propagandística e ideológica muy fuerte que estaba presente.

¿Por qué decidiste arrancar con el relato del soldado y no la pesquisa de la hermana del soldado anónimo, incluida a manera de flashbacks en el relato?
Yo creo que es por dos razones, la primera porque son dos películas en una, del comienzo a la mitad y claramente la mitad al final otra, y por otra razón no quisimos ir al elemento tan trillado del flashback, en la anterior lo usé, pero acá no, porque hubiésemos entrelazados a las dos “películas”, hasta acá es una y acá empieza otra.

Los actores tuvieron entrenamiento y convivieron en una barraca, ¿surgió la idea por la participación de las Fuerzas Armadas en la película o fue algo que tú querías?
Ambas cosas, fue una idea mía, cuando hablé con los actores, les dije, no se los impuse, que tenían que hacer una instrucción de una semana, muchos me lo iban a pedir, y recibieron entrenamiento, como disparar un arma, marchar, fue una experiencia de una semana.

¿Fue muy largo el rodaje?
Sí, ocho semanas, viajando más de seis mil kilómetros, yendo a Punta Alta, a Córdoba, les sirvió mucho.

Para el scouting ¿ayudó conocer la zona?
Sí, pasa que hace mucho tiempo que venía estudiando el tema de Malvinas, no para la película en sí, pero buscábamos locaciones y en Córdoba, fuera de la Ciudad había lugares geográficamente muy parecidos, luego fuimos a Punta Alta y Puerto Madryn.

Tomaste referentes del cine antes del rodaje?
De Rescatando al Soldado Ryan (1998), que te puede gustar más o menos pero técnicamente es impecable, y de nacional no tomamos a nadie de referencia, tratamos de pensar ideas nuevas y despojadas de algo ya hecho..

¿Qué fue lo más difícil de rodar?
El ataque a la carpa de la Fuerza Aérea, porque había que imaginar mucho, por donde pasaban los aviones, que las cosas exploten, los extras, fue una película que había que imaginar por la gran posproducción que tiene.

La película llega en un momento en el que nuevamente se discute la problemática relacionada a la participación en la guerra de Malvinas de jóvenes inocentes y la imposibilidad luego de reconocerlos ¿qué pensás al respecto?
Creo que esta es una película necesaria e inteligente, no porque la hicimos nosotros, es necesaria porque tiene drama y acción, pero denuncia también el número de suicidios, entre enero y febrero se suicidaron 23 personas que participaron en la guerra, habla de soldados no reconocidos, de los veteranos de guerra, por eso para mí es una película urgente y celebro que se esté hablando de Malvinas, mal o bien, pero se habla.

 

Fuente: Escribiendodecine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *