Entrevista al joven cineasta canadiense Pascal Plante

Pascal Plante es el invitado especial de la 4° Semana del Cine de la Universidad de Lima 2018, que irá del 3 hasta el 3 de noviembre. La semana del cine tiene como propósito afirmar y ampliar los logros del evento anterior. Es decir, estimular la participación de un número mayor de cortos y largometrajes de todo el Perú, ofrecer un panorama del mejor cine internacional y debatir los asuntos relativos a la creación cinematográfica en tiempos de cambios profundos. 

Pascal con tan solo 30 años de edad, es un joven cineasta canadiense y guionista de tiempo completo. Asdemás hace un poco de diseño de sonido como freelance.

¿Cómo te defines?

Me considero como un cineasta de ficción con tendencias documentarias

¿Te apoya tu familia con tu carrera y proyectos?
Soy increíblemente afortunado de tener padres que me apoyan.Fueron a ver mi primer largometraje “Les faux tatouages”  (Tatuajes falsos) 3 veces en teatro. Nunca cuestionaron mis motivaciones para seguir una carrera artística: siempre me vieron como un niño creativo, y creo que siempre supieron que estaría destinado a seguir ese camino.
Información de trabajo

¿Desde el principio tenías claro que querías convertirte en director audiovisual? Si es así, ¿cuáles fueron los pasos que tomaste para entrenarte y especializarte? Y si no, ¿cómo descubriste ese mundo y qué te atrajo para terminar dedicándote a esto?

Cuando era joven, quería ser dibujante de cómics. A medida que crecí y mi amor por el cine se profundizó, me di cuenta de cómo las novelas gráficas y las películas son similares. Sin embargo, no sabía nada sobre el aspecto técnico del cine, y eso me intimidó. Aprendí casi todo durante los años universitarios, pero también sentí mucha curiosidad y amplié mi aprendizaje por mi cuenta, por prueba y por errores.

¿Por qué Nemesis Films?
Nuestra compañía de producción, Nemesis Films, comenzó de forma bastante natural con dos de mis amigos cineastas, justo después de que hice la Escuela de Cine de Concordia. La compañía se llamó brevemente Sibelius Films, pero (afortunadamente) la cambiamos a Nemesis! Queríamos un nombre que se ajuste tanto al inglés como al francés, ya que producimos contenido en estos dos idiomas. La idea inicial detrás de la compañía de producción era crear un entorno seguro en el que trabajaríamos juntos y jugaríamos en los puntos fuertes.

¿Qué inconvenientes tuvo al intentar formar la compañía de producción? Como los resolviste?
Bueno … originalmente fuimos cineastas que intentaban dirigir una compañía de producción sin ninguna experiencia en la producción de películas y en cómo dirigir un negocio, ¡así que tuvimos que aprender TODO! Hubo muchos desafíos, y jugamos oreja a oreja durante mucho tiempo, pero ahora tenemos una nueva persona a bordo que es un verdadero productor, por lo que finalmente se solucionó todo.

¿Has realizado alguna producción audiovisual? ¿A quién inspiraste? ¿Cómo has financiado tus proyectos?
Antes de hacer Les faux tatouages, hice muchos cortometrajes, y creo que es importante dar forma a su oficio con pantalones cortos antes de saltar de inmediato con un largometraje. Al principio, me auto-produje / auto-financié / auto-distribuí mis shorts. Como demostré coherencia, finalmente atrajo la atención de las instituciones financieras en Quebec / Canadá, que nos pueden otorgar subvenciones para realizar proyectos futuros. Así que, para mí, fue un proceso paso a paso bastante sencillo de un cortometraje a otro, en el que obtendría un poco más de dinero cada vez, y eso finalmente me llevó a los tatuajes de Faux.

 Pascal, vimos que expresas tu amor por el cine a través del podcast de Point de Vue, ¿puedes contarnos algo al respecto?
Siempre fui un cinéfilo intenso, y alimentó mi carrera cinematográfica desde el principio. Comenzamos este podcast en 2012, de forma totalmente independiente, con dos amigos de la escuela de cine Concordia. Actualmente estamos en nuestro episodio 185 de charlas sobre películas de una hora de duración. Siento que hacer este podcast me obliga a estar al tanto de lo que está sucediendo en el mundo del cine, y me da una motivación extra para ver aún más películas.

Pascal, como invitado del Festival de Cine de Lima, nos enteramos de que has terminado tu primer artículo narrativo, con el nombre de “Tatuajes falsos”, ¿puedes comentar un poco de ello?
Les faux tatouages es de hecho mi primer rasgo narrativo. Hice la película con colaboradores habituales con los que trabajé en mis cortometrajes. No esperaba que mi modesta película captara tanta atención. Ser seleccionado en la Berlinale( Festival Internacional de Cine en Berlín) en febrero le dio un gran impulso para su festival, y me considero extremadamente afortunado de viajar con la película y conocer a diversos públicos de todo el mundo.

¿Cuál es tu visión sobre el cine independiente? ¿Qué crees que podría mejorarse?
Creo que una buena película independiente no debería tratar de imitar a Hollywood. Si no tienes un presupuesto sustancial e intentas hacer una odisea llena de acción y SFX, lo más probable es que te caigas de bruces. Creo que un cineasta independiente debería centrarse en encontrar buenos actores, crear una historia simple y atractiva, pero lo más importante: “Filmarla con personalidad” “No deberíamos tener que seguir las reglas”.

¿Cuáles son tus futuros proyectos?
Actualmente estoy escribiendo una segunda función narrativa que trata un tema totalmente diferente al de “Les faux tatouages”. Se tratará de nadadores competitivos de alto nivel al borde de la jubilación. Así que sí, es una película deportiva sobre natación!

Como amantes de las películas, ¿podrías darnos algún consejo para continuar apostando por el cine?
Es importante ver lo que se está haciendo hoy, claro, pero también es importante volver a ver películas antiguas: obras maestras eternas. La mayoría de ellos tienen un sentido diferente del ritmo, y es bueno reducir la velocidad un poco, de vez en cuando. Además, soy el tipo de persona que vuelve a ver mucho sus películas favoritas. Me nutre tremendamente. Cada año, tomaré 3 horas de mi vida y volveré a ver The Deer Hunter de Michael Cimino. Esa es más o menos mi biblia. Todos tenemos nuestras biblias, ¡y es bueno mantenerlas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *