El pomo azúl busca su lugar en los Goya 2019

El pomo azúl es una  ópera prima supone la inclusión de dos jóvenes directoras en el mundo del cine.

Su historia reivindica no sólo una mayor visibilidad de la mujer en la industria audiovisual sino en la propia sociedad.

Montse Bodas y Raquel Troyano, las directoras de este largometraje, ven cumplido un sueño preparado desde hace más de tres años.

“Siempre hemos dicho que somos conscientes de que jugamos en segunda división, pero somos tremendamente felices de poder hacer cine con nuestros medios”. indican las directoras

“El circuito de distribución y producción independiente en nuestro país es casi nulo y hace que la mayoría de las producciones pequeñas no vean la luz. Esto no significa que no se haga cine de bajo presupuesto, se hace mucho y de gran calidad, sino  que no tienen cabida al no poder publicitarse, ni un canal de distribución que lo apoye y además deben competir con las grandes producciones”, destacan las directoras.

Por todo ello, EL POMO AZUL sigue luchando por ganar visibilidad en un mundo de gigantes mostrando una obra única y diferente al resto, difícil de catalogar y que cuenta una gran historia que busca llegar al corazón: la de una mujer que lucha contra los convencionalismos con tal de hacer realidad su sueño.

Es un cuento de hadas que habla de la vida real y que apuesta por conquistar a profesionales del cine.

La obra de arte ha ensimismado al público en las salas con sus principales ingredientes:

-las interpretaciones magistrales de Sélica Torcal y  Aurora González

-la fotografía de Luis Centurión

-la banda sonora original de Alberto R. Valhermoso

-la canción original de Olga Román y Juan Uría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *