Utiliza estos 10 consejos para editar un video

1. Sé consciente de las características de vídeo que tiene tu cámara

Revisa el manual de instrucciones para saber en qué formato graba tu cámara, resolución y fotogramas. Eso es fundamental, porque a la hora de editar necesitarás saberlo para configurar correctamente tu proyecto de edición en el programa que utilices

Si utilizas el programa Adobe Premiere no tendrás mucho problema porque detecta los metadatos en los que has grabado un vídeo. Y si lo has configurado mal, te alertará y te preguntará si lo quieres cambiar o mantener como está.

2. Asegúrate de que tienes el equipo informático adecuado

Editar vídeo requiere mucha potencia de nuestro ordenador. Si ya tienes uno, revisa sus características por si necesita alguna ampliación. Si vas a comprar uno nuevo, hazlo pensando especialmente para la edición.

Y piensa también en algunos discos duros para almacenar todo el material, el vídeo ocupa mucho.

Una vez hayas terminado de editar, quédate con el vídeo final y borra los brutos 

Características recomendadas para FullHD y 4K

  • Procesador Intel i7 Xeon
  • RAM 16-32Gb
  • Disco duro SSD para S.O y programas RAID HDD 7200rpm para almacenar datos
  • Gráfica nVidia que permita al programa aprovechar los múltiples GPUs

3. Familiarízate con el vocabulario relacionado con la edición de vídeo

Expresiones

  • Visionado/Material bruto
  • Continuidad/Raccord
  • Ritmo interno (no enamorarse de los planos)
  • Falsear
  • Aire
  • “Lo arreglamos en postpo…”

Tecnicismos

  • Proyecto/Secuencia/Montaje final
  • Importar/Procesar/Exportar
  • Etalonaje
  • Encuadre/Plano/Enfoque
  • Resolución/Fotogramas

4. Encuentra un programa con el que te sientas cómodo

En mi caso empecé con Pinnacle y Ulead Video Studio. En la carrera aprendí a utilizar AVID, también probé Final Cut, Premiere y Sony Vegas.

Me he quedado con Adobe Premiere porque cuando lo probé fue el que me pareció más intuitivo en su uso y el que menos problemas me ha dado a la hora de importar diferentes formatos.

Hace poco probé Premiere Elements y me pareció una buena herramienta para una edición entre amateur y profesional.

Los gratuitos y básicos como Movie Maker o iMovie me parecen muy limitados, pero para empezar recomiendo probarlos.

5. Empápate el manual de instrucciones

Cuando encuentres un programa con el que te sientas cómodo/a empápate el manual de instrucciones del mismo. Sí, sí, tal cual, estúdialo (aunque tenga 300 páginas). Y, si te quedan dudas, apúntate a algún curso.

Tienes que tener paciencia y practicar hasta el infinito y más allá con proyectos personales en los que puedas equivocarte.

6. Encuentra otro programa para editar el color y el audio

Los programas para editar vídeo están preparados especialmente para el vídeo, pero no para retocar el color o hacer ajustes de audio en profundidad, así que, si tienes que ajustar el audio, es mejor que lo hagas con un programa pensado para eso.

Yo he probado Audacity, que es gratuito, Soundbooth y Adobe Audition. Los tres funcionan bien , pero al final me quedé con Audacity por su interface intuitiva.

En cuanto al retoque de color, hasta ahora poco se podía hacer con Premiere, así que probé con SpeedGrade y After Effects. Ahora que Premiere dispone de nuevas funciones de retoque de color, lo prefiero. Aunque, como siempre os digo, intentad solucionar estos temas durante la grabación y no lo dejes para la edición, tanto en vídeo como en audio.

7. Sé previsor/a

Cuando estés grabando, haz correctamente el balance de blancos, encuadra, enfoca bien y piensa en dejar aire suficiente para evitar recortes a posteriori, es decir, deja suficiente margen sin cortar cabezas, por ejemplo.

Además piensa en grabar unos segundos preliminares y posteriores en cada toma para facilitar los puntos de entrada y salida a la hora de editar o aplicar transiciones.

8. Ordena el material

Igual que  he dicho que borres el material bruto una vez hayáis terminado, mientras lo estés utilizando y lo necesitéis, tenlo bien guardado y ordenado en carpetas por proyectos.

¿Por qué? Para evitaros sustos. Si empiezas a editar un vídeo y durante la edición cambias los brutos de lugar, el programa no sabrá encontrarlos y os aparecerá una pantalla de aviso de archivos huérfanos y lo que hayas editado desaparecerá. Tiene solución, simplemente tenéis que decirle al programa el nuevo lugar de los brutos y listo.

Además de los brutos, yo también suelo guardar en la misma carpeta la música que utilice, fotos, efectos, etc. Una vez terminada la edición y exportado el vídeo sí que podéis cambiar la ubicación de los brutos o borrarlos, pero pensad que ya no podrashacer más modificaciones al proyecto final sin esos archivos.

9. Despacio y con buena letra

Antes de exportar el vídeo definitivo, repasa muy bien la edición para que no tenga ningún error. Dependiendo de la duración del vídeo y los retoques, la exportación puede tardar poco o mucho. Y cuando digo mucho me refiero a más de 2 horas, tranquilamente.

Por eso, asegúrate de que la edición es totalmente correcta y en que formato vais a exportar. Yo os recomiendo que exportes en formato H.264 con el ajuste que más les interese. Premiere tiene una lista de opciones muy útiles pensadas expresamente según el lugar dónde colgaremos el vídeo, como por ejemplo YouTube y sus diferentes resoluciones. Intenta exportar según las características en las que has grabado. Cuánto más comprimas, más tardará la exportación.

10. No hagas planes cuando tengas que editar

Editar vídeo requiere tiempo, aunque no lo parezca. El cálculo aproximado que hago, y que me funciona, es que un minuto de vídeo editado equivale a una hora de edición en tiempo real. Es decir, si vas a editar un vídeo de tres minutos, a buen ritmo y sin contar el retoque de color, efectos, titulaciones, etc, tardaréis aproximadamente 3 horas.

Por eso digo siempre que la vida es eso que pasa mientras estás editando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *