Las mejores películas de Barcelona en la Americana Film Festival 2018

El festival Americana vuelve a traernos una selección de lo que se cuece en el cine indie norteamericano estos días. Películas que pocas veces podríamos ver en pantalla grande sino fuese por este tipo de certámenes y que nos ayudan a descubrir un cine con marcado acento indie pero accesible a todos los públicos. Este año la cosecha no ha sido tan fructífera como otras ediciones. Aunque las películas han sido buenas, ha faltado más “ooooh”, aquellas obras que te dejan con la boca abierta y patidifusa al salir del cine y que además recordarás siempre.

Eso no significa que las películas que hemos visto no nos hayan proporcionado grandes momentos de satisfacción cinematográfica. Al contrario, la variedad de géneros y temáticas, la posibilidad de ver documentales que sería imposible visionar ni en pantalla grande ni pequeña o descubrir realidades que nos son totalmente desconocidas convierten al festival en una cine ineludible cada año en la ciudad. Aquí va un repaso de lo visto estos días en el Americana.

 

SATURDAY CHURCH

La opera prima de Damon Cardasis es una joya de principio a fin. Se presentó en el festival de Tribeca y ha ganado numerosos premios en los festivales LGTBI. Es un musical diferente, atrevido y sincero sobre los miedos de un adolescente que lucha contra la incomprensión de su sexualidad ante el mundo que le rodea. Sencilla, sin aspavientos, “Saturday Church” nos ofrece la visión sincera de un adolescente, demostrando que se puede contar tanto con muy poco. Cuento de brujas y hadas madrinas, de transexualidad, de liberación y de superación. La búsqueda de uno mismo, de lo que se es y de lo que la sociedad y los que le rodean, esperan de él. La familia, el instituto, los amigos, los extraños, todos tienen su papel en la vida este Ulysses en busca de su Ítaca particular. “Saturday Church” es al fin y al cabo un viaje de autodescubrimiento, uno lleno de obstáculos y dificultades. Un viaje que nos muestra a una comunidad, muchas veces estigmatizada, y su realidad con la naturalidad que se merece. De visionado obligado.

 

 

GOLDEN EXITS

Alex Ross Perry ha sido el protagonista de esta edición del Americana: Invitado especial y con una retrospectiva en la Filmoteca de Catalunya que acompaña a su visita. Presentaba su nueva película “Golden Exits”, el director es un habitual del festival. Ya pudimos ver su excelente “Listen Up Phillip” en anteriores ediciones. Alejándose de la angustiante “Queen of Earth”, Ross Perry ha vuelto, en teoría, a la comedia con su último film. La historia de dos parejas que viven en Nueva York una existencia anodina, una de ellas está formada por un archivista y una psicóloga, la otra por una pareja que tiene su propio estudio de grabación. La entrada en la ecuación de una ayudante del archivador, mucho más joven y venida desde Australia, hará que el equilibrio de estas dos parejas se tambalee. Una propuesta a priori interesante que resulta de lo más aburrida. Los personajes de Ross Perry no tienen carisma, viven una vida privilegiada y deprimente que seguirá siendo depresiva y privilegiada después de que ese elemento foráneo se marche. Lo que tendría que haber desatado la situación, simplemente, no lo hace. Retrato de una existencia anodina.

 

 

THE WORK

Uno de los grandes atractivos del Americana es poder ver en pantalla grande documentales, que de otra forma jamás llegarían a los cines. Es por eso que cada año, el Americana DOCS hace una selección de documentales interesantes que son casi de visionado obligado. El primero de ellos es este “The Work”. Emocionalmente intenso, este documental sigue la terapia grupal que cada año se organiza durante cuatro días en la prisión de Folsom. Diversos hombres del exterior se unen a los prisioneros para abrirse en canal, metafóricamente, y explorar sus miedos y sus temores más profundos. Una oportunidad única de abrirse y expresarse con libertad, tanto para los presos como para esos supuestos hombres libres que al final parece que están peor que los que están dentro. En estos cuatro días, todos serán personas, sin importar si están presos o no, se desnudarán delante de compañeros que no conocen de nada y que les ayudarán a romper las barreras que se han montado a lo largo de los años para sobrevivir. “The Work” es un trabajo doloroso e intenso, pero necesario. Ojalá todas las prisiones tuvieran programas así. Este documental es una forma de conocer esa realidad que nos es tan desconocida.

 Fuente: http://www.blisstopic.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *