La bruja, de vuelta a los viejos miedos del siglo XVII

Posted on

Se trata de una cinta que indaga en los miedos del siglo XVII trasladándonos a una familia temerosa de Dios que, tras ser expulsada de la comunidad en la que vivía, se instala en las inmediaciones de un bosque en el que habita una presencia sobrenatural que pronto hará de las suyas: agostará su plantación de maíz, raptará a los niños y sembrará el desconcierto.

Si hay una cualidad que apreciar en el cine de terror, es que insinúe sin mostrar y que imprima el miedo en el respetable huyendo en la medida de lo posible de tener recurrir a esos consabidos golpes de efecto que, en las dos últimas décadas, tanto daño han hecho aun género que parece que ahora, de la mano de vehículos como el que se estrena este viernes, se dirige firme hacia su total recuperación.

Conseguir crear inquietud en el espectador actual con esos resortes es muy difícil porque nos parece un tema lejano, pero Eggers toca en la diana yendo al grano muy pronto y mostrándonos ese mundo de villanas telúricas corruptoras de la inocencia infantil que han pactado con el diablo. No hay lugar para la imaginación en este punto: aquí la cinta es muy sincera mostrando desde el comienzo que no es producto de la imaginación de los personajes sino un cuento folklórico puesto en pie como si fuera tan real como la vida misma.

Pero La bruja no se apunta como una cinta de terror al uso: no busca, salvo en momentos muy puntuales, el susto inmediato, sino que va cociendo a fuego lento en la marmita cinematográfica todos los ingredientes para conseguir la pócima del espanto: tenemos intriga, terror psicológico, planos detalle en los que nos obliga ver lo que quiere el director y mucha información escamoteada.

EXCELENTE CASTING
Responsables directos de que sintamos tan de cerca el terror, el plantel al completo de ‘La bruja’, desde los dos adultos a los pequeños pasando por la joven adolescente en torno a la que gira buena parte del metraje, logran con suma facilidad esa empatía tan necesaria a la hora de implicarnos de lleno en cualquier producción cinematográfica.

Filme de sensaciones embrujadoras que instila malestar, remueve instintos y provoca, ya lo he dicho, un terror primitivo e ineludible, La bruja es uno de esos títulos llamados a ser considerados de culto que, además, descubre a un realizador al que cabría augurarle un espléndido futuro si es capaz de imprimir la misma fuerza y personalidad en próximas producciones y no se deja asimilar, como suele pasar tantas y tantas veces, por la maquinaria hollywoodiense.

 

Fuente: www.espinof.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *