Moonlight: bullying, homosexualidad y drogacción

Posted on

Moonlight aborda una serie de temas que en otras manos habrían dado pie a un relato sobrecargado, pues estamos ante la historia de un chico negro homosexual que sufre bullying en el colegio y que tiene una madre con un problema con las drogas, no habiendo ni rastro de su padre.

El hecho de dividir la película en tres segmentos bien diferenciados ayuda a que cada una de esas realidades coja mayor o menor presencia a medida que su protagonista va evolucionando, encontrando así un estimulante equilibrio dramático.

Por ello, su director Barry Jenkins opta por convertir a Moonlight en una película que muestra más que cuenta, dando únicamente a los diálogos una función de complemento a las imágenes.

Eso implica que los actores tengan que decir mucho más con su lenguaje corporal de lo habitual, contando además con los límites de que la contención ha de ser por regla general la norma para sus interpretaciones. Eso es innegociable para lo que busca Jenkins.

En definitiva, esta obra es un fascinante retrato de la fragilidad masculina que sabe cómo ha de utilizar todos los problemas que asolan a su protagonista para ofrecer un retrato tan delicado como interesante de su evolución vital.
Ciertos detalles le impiden ser una propuesta sobresaliente, pero su presencia entre las aspirantes al próximo Oscar a la mejor película es bastante merecida.

 

Fuente: www.espinof.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *